4 de julio de 2013

Prohibido jugar a la pelota

Cada vez que leo estos carteles en las plazas me pongo de uñas... nos quejamos de que nuestros niños no saben jugar... Yo me pregunto, entre otras cosas, ¿por qué será?


A lo mejor podríamos bajar a los Servicios que nos ofrecen más abajo.. ;-)

2 comentarios:

  1. Muy buenos días, Mónica.

    ¡Cuánta razón creo que tienes! No recuerdo ver, cuando era chaval, prohibiciones semejantes, pero sí las he visto ya cuando mis hijos eran pequeños. ¿El motivo? Pues si se daba el caso, alguien tenía a bien explicarte que era porque perturbaba el descanso de los vecinos.

    ¿Lógico? Bueno, imagino que depende de la interpretación y punto de vista de cada persona, pero, a título personal, intento no olvidar jamás que las personas a las que veo corriendo y saltando son niños, y que su obligación, entre otras, es disfrutar jugando.
    Y si en algún momento lo olvido, mal asunto ...

    ResponderEliminar
  2. Hemos dejado de ser niños, de sentir como niños y de vivir cómo niños. Incluso a veces pienso que si no nos molestan los niños.

    ¿Es molesto vivir en una plaza y oír risas de niños, su alegría, su correteo, sus juegos, sus gritos, a cambio de un golpecito en la pared de un balón?

    De tomar este entrañable papel para los niños de gruñon?!?!

    Cuando era pequeña y jugaba con mis amigos, nos encantaba de vez en cuando acudir bajo la ventana de "la gruñona" así era cómo la veíamos nosotros, y así creo que era lo que ella quería que pensáramos, porque ni era tan gruñona ni nosotros tan molestos.

    Ahora, de mayor, cada vez que vuelvo al pueblo y tengo la oportunidad de encontrarme con ella, siempre recuerda esos momentos con una ternura y nostalgia que no puede disimular en sus ojos.

    Ahora, las plazas no tienen vida, pero los niños casi que tampoco.

    ResponderEliminar

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template