12 de julio de 2013

DECLARACIÓN DE INTENCIONES




Verdaderamente has hecho que ocurra. Has sido tú quien ha conseguido que haya dejado de ser como yo para pasar a ser como tú.



Empezó de un modo involuntario, como una cierta inseguridad, sin premeditación alguna, para, simplemente, ocurrir. Es el maravilloso riesgo que comporta dejarse llevar por personas como tú, personas que sirven de referente, de guía. Personas que, aunque no lo pretendan, emiten tanta energía que acaban atrapando en su órbita a todo aquél que muestra un mínimo de interés por pasear su mirada más allá de su propia sombra.



Guardo todos y cada uno de tus ejemplos en mi memoria. Cada imagen, cada situación, cada consejo, cada forma de actuar, cada reacción. Todo ello ha contribuido a dejar atrás mi otro yo para ayudarme a descubrir esta nueva persona que cada mañana me saluda y en la que, a pesar de tener unos rasgos distintos, te reconozco a ti.



Ahora sé que sentirás un gran orgullo por mí, porque por fin he visto claramente de qué se trata. Después de tanta duda y tanta penumbra, después de tanta indecisión, sencillamente, el día ha llegado. He descubierto lo que quiero hacer: CRECER.

Quiero perseguir todo aquello que me permita seguir adelante, aun cuando me digan que es imposible.

Quiero seguir devorando todas las horas del día y que sigan sin ser suficientes para tanta actividad.

Quiero seguir levantándome en mitad de cada noche a anotar tantas y tantas ideas que desbordan mi imaginación y que necesito plasmar de algún modo.

Quiero vencer al ostracismo que se le presume a mi edad para mostrar cómo realmente me siento.

Quiero digerir los fracasos solamente cuando me lleguen, y no cuando sea temeroso de ellos.

Quiero seguir empeñado en alcanzar aquello que me he propuesto, venciendo a quienes no hacen sino interrumpir y desviar mi camino.

Quiero seguir creyendo que, en infinidad de ocasiones, la alegría depende de una decisión, y que puedo tomar esa decisión cada nuevo día que empieza.

Quiero disfrutar del camino y no obcecarme con llegar únicamente a la meta.

Quiero vencer al miedo, ése del que dicen que todo lo puede y que prende con tanta facilidad, dejándolo a un lado y sin darle siquiera una mínima oportunidad.

Quiero que mis ojos iluminen mi camino y me aporten luz donde no la pueda encontrar.

Quiero demostrar siempre respeto y admiración hacia quienes, como tú, luchan por hacer que todo resulte más sencillo para quienes les acompañan.

Quiero luchar siempre por que se me entienda, pero también quiero tener siempre presente la necesidad de entender.

Quiero, en definitiva, tener pasión, generosidad y tesón. Quiero atesorar las mismas armas con las que cada día combates tú.





Al

0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template