26 de junio de 2013

Reflexiones en la madriguera

En una anterior reflexión, surgió de forma espontánea, una frase, un propósito vital, lo vuelvo a enunciar:

"Aportar seguridad, confort y bienestar a los demás, al precio que sea".

No me di cuenta de ello hasta la revisión que posterior que hice. Es más, tampoco fue en ese momento en que me apercibí de ello. Fui dándole retoques al texto allí, y allá, pero ya la frase rondaba mi cabeza claramente, tanto que al final decidí remarcarla en negrita.

Aun sigo reflexionando en ella.

Parece ser que es, el propósito que me ha guiado en este tiempo.

Sí, así es, y además lo reconozco en mis actuaciones, en la forma de ser respecto a mis relaciones, a mi actividad cotidiana, y a como actúo frente a los problemas.

Releyendo lo anterior me doy cuenta de que he mencionado la palabra "problema".

¿Es un problema tener este este propósito vital? ¿Qué es un "problema"? ¿Qué pienso sobre ello?

No, no es un problema en sí, el propósito es válido, sin prejuicios, sin embargo hay ciertas palabras que significan la anulación de mi persona.

Y las palabras son poderosas, acotan aquello que crees, trazan fronteras, limites y crean caminos.

Un propósito vital no deja de ser un mapa, un sitio al que acudir cuando se encuentra uno perdido.

"Aportar seguridad, confort y bienestar a los demás... ". 

Eso esta bien, pero no habla de mí, olvido algo importante, yo mismo, en este propósito no hay sitio para mí, para mis emociones, sentimientos, para otras cosas... es un mapa de ayuda para los demás, pero no para mí.

Además es cruel, egocéntrico... por que finaliza con la sentencia de "... al precio que sea".

Desmenuzarlo, tomando distancia, lo que parece bueno, ahora parece terriblemente feo, egoísta, y me siento triste por ello.


4 comentarios:

  1. Bueno, bueno.

    Pues la verdad es que no sé si considerarlo como algo positivo o negativo, como un lastre o como algo enriquecedor por lo que aporta la experiencia, como un riesgo por las energías que dejas en el camino o como un valor añadido por cada una de esas personas que se cruzan en tu camino, pero, francamente, adoro participar en la búsqueda de ese bienestar para los demás por lo que me reconforta y por las palabras que a cambio recibo.
    Sí, es cierto, en ocasiones (¿demasiadas?) no recibes nada a cambio y ni tan siquiera puedes recurrir a determinadas personas que de ti han sacado todo lo que han precisado pero, a fin de cuentas, ¿no lo haces porque crees en ello y por lo que recibes en ese camino que recorres?
    Yo me quedo con esa búsqueda. Aunque a veces resulte dolorosa ...

    Gracias por el post y por las reflexiones que provoca.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "Aportar seguridad, confort y bienestar a los demás"... dice mucho...

    "... al precio que sea"...
    Ésto es variable, temporal, personal... subjetivo... una sensación...
    ¿Qué quiere decir exactamente al precio que sea?
    ¿Qué baremos lo miden?
    ¿Cuál es el tope?
    ¿Tiene precio?
    ¿Qué hace que tenga que existir un precio?

    ¿Para qué buscas el confort y bienestar de los demás? ¿Qué te aporta?

    ...sigue..en algún lugar encontrarás dónde está el conflicto... investiga...

    Y sobre todo... gracias por compartirlo...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestro comentarios.... Seguiré en el proceso, en proximos post....

    ResponderEliminar

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template