20 de junio de 2013

¿En que piensan los conejos?

Imaginaros lo siguiente:

"Un conejo, sale durante unos instantes de la espesura del bosque. En la madriguera hace calor, y los murmullos de los demás conejos, le desvelan. La mañana es fresca, y la brisa le trae olores de tréboles. Sale de su madriguera, despacio, paso a paso, atento a los sonidos de la noche. 

Hoy, nada parece estar al acecho, y él se ve incitado más aun por la brisa, que le trae promesas de un gran atracón de tréboles. 

Sin embargo como el ha aprendido de sus congéneres, despacito sale, avanza unos pasos más y olfatea. Vuelve a la madriguera.

Le gusta lo que huele, y concentra su atención en seguir ese olor, y trazar un plan de como alcanzarlo lo más rápidamente posible. Parece ser que los indicios indican, que los tréboles se encuentran a escasos pasos de la madriguera.

Es más, recuerda haberlos visto desde la entrada, con ganas de ir a probarlos, pero el resto de compañeros no se atrevía, y él no iba a salir fuera de la ley tacita de la camada.

Si va recto, podría ser cogido por algún ave de rapiña, si va paso a paso tardara demasiado, así que una carrera rápida y en zigzag seria la solución.


O quizás mejor bordeando el seto, cavando un túnel, o despertaría a sus congéneres y todos a tropel podrían ir, el grupo asustaría a cualquier alimaña.... No, mejor esperar un poco más, aunque el sol los quemara con su calor,... Tiene que ir allí, pero ¿y las aves de rapiña?.... ¿y si desobedece al clan? ¿y si....?.



Horas después el conejo seguía en su sitio..."


Estos días pasados reflexionaba sobre algo que me ocurre...

Creo que soy un conejo, u otro animal por el estilo... Por fuera puedo darte otra impresión, pero en mi más interno fuero, allí, un conejo ha hecho su madriguera.

En algunos momentos, cuando reflexiono sobre mi comportamiento, intuyo que mi bagaje personal, mi guía personal, aquellos primeros pasos en la vida, fueron algo extraños, no por que fueran malos, no me tomo por un niño infeliz, pero si por un niño muy sobreprotegido y con un patrón muy marcado.

Recuerdo que la vida era fácil, pues mis obligaciones eran pocas, mis costumbres muy ordenadas por otros, mi comportamiento muy vigilado y todo a su vez, envuelto en misterio, misticismos y manías de mis mayores.

No es una queja, uno no puede quejarse de lo que le falta, si para él todo su mundo esta cubierto, o no conoce otro mundo.

En mi madriguera, ya fueran mis juegos, mis pocos amigos, mi familia y mis mayores, fui feliz, sin más preocupaciones que no quebrantar reglas, hacer lo que tenia que hacer, o me mandaban, y disfrutar de aquello a lo que podía acceder.

No fue culpa de nadie, no hay reproche para mis mayores, uno no nace preparado para la vida, y tampoco para ciertas funciones o roles, que asumimos, queramos o no queramos, conscientemente o inconscientemente.

Creo firmemente que los padres, los de ayer, hoy y mañana, hacen lo que mejor saben, en la mejor de las voluntades, en el amor que ellos profesan y entienden.

Pero saliendo de ese origen, o siguiendo en el, me doy cuenta, que hasta cierta edad, o cierto momento, no tome decisiones propias, y que estas han sido en mi mayoría condicionadas por el aprendizaje o el modelado que tenia. Aun ocurre hoy en día.

Sin embargo como tenía que ocurrir, la vida fue avanzando, y la jaula no se rompió por la voluntad del pájaro, si no por que el pájaro ya no cabía en la jaula.

De aquellas mimbres, estos cestos... Hasta hace un tiempo en mi vida, no percibí que el rol de "Aportar seguridad, confort y bienestar a los demás, al precio que sea", no era más que un patrón y modelado que conformaban mi propia personalidad.

No estaba mal, no es un mal traje, sobre todo cuando estas educado para "conformarte con lo que hay", pero la triste realidad, es que yo no había conocido hasta ese momento otra visión que la que me habían proporcionado.

¡Hey!, es genial eso que os comento. Es como ser un superheroe de cine, pero lo que no cuentan los comic's, ni las peliculas de Hollywood, es lo que pasa después de que el héroe se quita el antifaz, el traje y se queda en calcetines, y se mira en un espejo.

No hablan de los miedos, de los problemas cotidianos, de la rutina, del papeleo, del intercambio de tiempo y esfuerzo vital por dinero, de las obligaciones, de las cosas "normales", ni de la picaresca, ni del daño que se hace con la buena voluntad.

No hablan de la vida.

Volviendo al tema que os comentaba, me paro, me bloqueo, principalmente por que tengo un pánico terrible a no tener esquema a donde agarrarme, a la inseguridad que da salir de mi zona de confort, a paradojicamente "vivir", pues cuando tengo miedo, y no digo de ese que se ve en las películas, ni ese miedo que te paraliza ante un perro, hablo de ese miedo silencioso que proporciona pereza, apatia, indolencia, conformismo, ...

Cuando algo, lo que sea, pide más de mí, cuando me quitan mi traje de superman, entonces es cuando sangras, cuando te ves desnudo, con kilos de más, cuando ves que no avanzas en tu crecimiento, cuando todo aquello que conocías, no eran más que interpretaciones de personas equivocadas, y tu, estas, solo frente a todo, sin manual de instrucciones y el reloj corriendo en contra tuya.

Mi miedo es ese. Añádele un retorcido y estúpida educación sobre lo bueno y lo malo, lo que esta bien y esta mal, lo que sabes y no sabes hacer, lo que quieres y no quieres.....

Mezclarlo con unos tiempos convulsos, diversos y dispersos, y una jungla de seres igualmente convulsos, y encontraras la explicación a mi mecanismo de defensa. Simplemente me ajusto a lo que ya conozco.

Pensaba el otro día,... "No somos más que animales...", animales que tienen conciencia de si mismos. Pero usamos los mismos procedimientos que ellos.

¿Por qué, si no, me quedo quieto y paralizado cuando veo el peligro? Para que el peligro pase y no haga daño....

Es un peligro inventado, o real, pero lo adecuado seria hacer algo, aunque el no hacer también sea un opción.

He aqui unas explicaciones de lo que siento, pienso y creo sobre lo que me pasa.... Como un conejo...

2 comentarios:

  1. El conejo que ha salido de la madriguera a husmear y al sentir el peligro, regresa rápidamente a la protección de la madriguera, ha dado el primer paso. Tarde o temprano, volverá a intentarlo. Y lo conseguirá. Y, haciendo lo que está haciendo, en algún momento el miedo desaparecerá.

    ResponderEliminar
  2. Gracias casera, tu siempre encuentras la palabras adecuadas. Un abrazo

    ResponderEliminar

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template