6 de mayo de 2013

Tenía vida propia y me susurraba a gritos...

Y mientras esperaba a que el café estuviera listo, la cafetera me hablaba y me decía:




Cuantas cosas os perdéis por separar.
Cuantas cosas os perdéis por no unir.
Cuantas cosas os perdéis por no compartir.






Y me hablaba como si tuviera vida. ¿Estaré loca? Pues podía oírlo perfectamente. Cómo un susurro que se grita.

3 comentarios:

  1. ¡Me encanta! ¡Cuánto mensaje con tan simples frases!
    ¡Estupenda composición!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alfonso, todo un honor viniendo de ti.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja esto se va poniendo cada vez más difícil ;-)

    ResponderEliminar

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template