1 de mayo de 2013

Decisión equivocada. Decisión revocada.

Llevo unos días apartada de esta pequeña-gran comunidad que estamos creando entre todos "El Hogar de las Emociones". He estado perdida entre "palabros" como dominios, hostings, plataformas... en los que me pierdo, intentando crear una nueva infraestructura y contenidos del mi otro blog (aún en construcción y bajo el dominio temporal de blogspot (una de las cosas a resolver o no).

Abrumada por toda esta información y la necesidad de tomar decisiones al respecto sin saber, ni conocer, pensé que era mejor establecer prioridades, y durante esta semana apartarme un poquito del Hogar, para centrarme en este tema y dejarlo zanjado cuando antes para quitármelo de encima.

Y no he tenido más que caer en la tentanción (ahora mismo de entrar) para darme cuenta de que estaba equivocada. A veces nos creamos falsas prioridades y ello nos lleva a una mala gestión sin saber porqué.

Nada más entrar y ver las últimas entradas: ¿Hay vida antes de nacer? (por +Ana Carmen Moruga) , Jamás olvidéis (por +Javier B ), Me siento perdido (por +Jose Felix Garcia Bermejo ),  Rojo Pasión ( +Alfonso Hermida ), Emociones al emprender de nuevo (+África M. ), .... mi falta de inspiración, que pensaba perdida, ha vuelto, y además amenaza en crecer.

Este ratito leyéndoos, algo que inicié con la sensación de "estar perdiendo el tiempo" y castigándome mentalmente por ello, pero que  no sabía cuantas cosas me aportaría (este era mi dialogo interno):

- Mónicaaaa, deberías estar en lo otro.
- Ya lo sé, pero es que me apetece, lo necesito, es sólo un momento...
- Qué, no, que hemos dicho que hasta el viernes no. Que un ratito se convierte en toda la mañana.
- Uff.. si es verdad, jolín, ¿entonces? joder, que hago entrando, ¿Ves y ya estoy procrastinando? Luego me quejaré de que no avanzo.
- Venga, va, que para algo te has levantado a las 7 de la mañana, siendo además el día del trabajador. Déjate de tonterías y no abras la pestaña.

El cuerpo es sabio y aún con mi discurso mental mi dedo índice no hizo caso e hizo "click". El diálogo desapareció. Y entré a disfrutar de un viaje de placer entre poemas, escritos y reflexiones. Y sentía paz. Y estaba disfrutando. Dejé de pensar para sentir todas las emociones que desprendían vuestras palabras. Me dejé envolver por ellas para vivir desde mi lo que transmitíais.

¡Gracias chicos! Estáis logrando entre todos el objetivo de esta pequeña comunidad. Transmitir emociones, embargar a aquél que las lee, hacerle sentir, aprender, reaccionar....

¿Mi aprendizaje? Mi hogar, son las emociones. Y no debemos dejar de estar cerca, ni por un instante, de lo que sentimos como nuestro hogar, hay que revisar nuestras prioridades.

Me voy ahora a seguir con la dichosa tarea asignada, con la inspiración y la batería cargada, y a disfrutar de ello.
 
Besos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template