30 de mayo de 2013

CREADORES DE SUEÑOS



- Buenas noches. Me han hablado mucho de ti y finalmente me he decidido a venir a verte aunque, francamente, no estoy muy seguro de que me vaya a servir de algo. 

- Bienvenido. Es un placer que te dirijas a mí en esos términos tan directos. Lo prefiero así porque me ayuda a enfocar mejor el tema que vayamos a tratar. Tú me dirás en qué puedo ayudarte.

- Me han dicho que eres un “conseguidor”, vamos, que ayudas a las personas a conseguir lo que quieren.

- Sí, quizás podríamos llamarlo así. Digamos más bien que simplemente intento escuchar y ayudar a quien se decide a hablar conmigo.

- Bien, verás, llevo mucho tiempo con una idea que me ronda la cabeza pero que no sé siquiera cómo atacar, y había pensado que quizás tú, podrías, … no sé, darme algunos consejos sobre qué tendría que … En definitiva, se trata de …

- No te preocupes. Eso es lo de menos.

- ¿Perdón? Pero tendrás que saber al menos de qué …

- No. Que veas tú claramente lo que quieres conseguir y que hayas sido tú quien se decidiese a venir es todo cuanto preciso saber. El resto corre de tu cuenta y, con estos dos primeros pasos, forma un “todo”: Querer y luchar por conseguir. Y las reglas son siempre las mismas, no cambian, y mucho me temo que ya las conoces. Creo que no te voy a aportar nada que no conozcas.

- Pero … Si no sabes siquiera de qué se trata, ¿cómo puedes suponer que yo conozca unas “reglas”? ¿Pero de qué reglas me hablas? Estoy empezando a creer que me he equivocado viniendo aquí.

- Puede cambiar la forma de lo que buscamos, su complejidad, su impacto en nuestra vida o lo que tengamos que esforzarnos para conseguirlo, pero esas reglas siempre han estado ahí y, aunque no garantizan que vayas a conseguir lo que quieres, sí te puedo asegurar que no lo conseguirás sin seguirlas.

- Y si son tan importantes, ¿por qué entonces nunca he oído hablar de ellas?


- ¿Estás seguro? Estoy convencido de que no es así. Escúchame y hagamos la prueba:

Da personalidad a tus ideas, haz que exploten
No dejes de buscar, de aprender, de soñar
Desborda pasión e ilusión en todo lo que hagas ¡También en soñar!
Utiliza cada día para no dejar a nadie indiferente
Destierra el lado negativo de las palabras “siempre” y “nunca”
Haz que sus sueños formen parte de tu vida
Recuerda que el mundo es pequeño, pero nosotros somos … ¡grandes!
Cree más en lo absurdo que en lo serio
Aprende a creer en lo que no existe
Deja de ser tu peor enemigo
Recuerda en todo momento que tener sueños es una obligación
No renuncies a la sonrisa, ni a la tuya ni a la de quienes te rodean
Comienza a aprender nada más levantarte por la mañana
Acuéstate seguro de que tu día ha sido mejor que el anterior porque lo has aprovechado al máximo
Contagia energía a quien trabaje a tu lado
Haz que tu nombre e imagen sean sinónimo de fuerza, de superación y de que todo es posible hoy o mañana
Cómete el trabajo a bocados



- ¡Pero entonces, el que realmente tiene que luchar, esforzarse y perseverar soy yo! ¡Por supuesto que conozco todo eso!

- ¡Claro! A fin de cuentas, ¿crees que alguien más pondrá tanto empeño en conseguir lo que persigues como tú mismo? Habrás comprobado que todas estas reglas empiezan por una acción … ¡Somos el mejor mecanismo de que disponemos para ayudarnos a nosotros mismos! ¡Y nuestro potencial es tan grande que, una vez empezamos a hacer uso de él, se multiplica y no hacemos sino crecer sin cesar!

- ¡Así que en el fondo es eso! ¡Es mi esfuerzo y el modo de afrontar aquello que quiero conseguir lo que cuenta!

- Frente a ese sueño que solo tú puedes ver, puedes hacer dos cosas: Limitarte a contemplarlo de un modo complaciente como algo que nunca ocurrirá, o ponerte en marcha para alcanzarlo lo antes posible. Y solo tú puedes hacer ambas cosas. Siempre eres tú quien decide.

- ¡Creo que ahora lo entiendo! ¡Por fin! Tanto tiempo esperando y buscando para finalmente descubrir … ¡lo importante que soy yo mismo! ¡Muchas gracias! Creo que he aprendido la lección. Por cierto, no quisiera marcharme sin antes decirte que tu cara me resulta tremendamente familiar, aunque estoy seguro de que nunca antes había venido a este lugar, pero tengo una fortísima sensación de que ya nos hemos visto antes.

- No te preocupes, me lo dicen muy a menudo y, además, es muy probable que volvamos a vernos. De hecho, me tendrás siempre a tu disposición y podrás consultar conmigo lo que necesites y siempre que quieras.

- ¿?

- Bastará con que te duermas y vuelvas a soñar de nuevo.



Con toda mi admiración para ti, porque no dejas de perseguir tus sueños por muy lejanos, esquivos e imposibles que estos puedan parecer. A fin de cuentas, por eso son sueños y por eso mueven el mundo. Y porque el único camino para conseguirlos es ser valiente y audaz, como tú.





Al

0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template