8 de marzo de 2013

Nada que valga la pena puede ser asimilado por la mente. Tiene que entrar por una abertura diferente. - Manhattan

Isaac (Woody Allen) en Manhattan.

El reflejo, a través de los personajes, de los valores morales que, inicialmente parecen distintos por procedencia, cultura o religión, pero que al final resultan ser universales.

Woody Allen representa la inseguridad, el engaño, la búsqueda constante de la felicidad, el sarcasmo, la desorientación.

Un ejemplo de un intelectual postmoderno petulante, vanidoso, hipócrita e inmaduro que presume de estar sumergido en un biografía sobre un 4 veces Premio Nobel de Literatura, pero que verdaderamente prefiere comprarse un Porsche para flirtear con el sexo femenino.

Una inmadura y engreída periodista que provoca inicialmente en el protagonista una reacción visceral derivada de su soberbia actitud, pero en realidad esconde una irresistible atracción.

En contra, la figura de una mesurada joven que desprende el equilibrio emocional que escasea entre los personajes. Alguien que sabe exactamente lo que quiere, con una capacidad de perdón natural y unos sentimientos puros.

Maravillosa película, que nos ofrece además, una visión afable, mágica y melancólica de la ciudad a través de unas preciosas capturas claroscuras.










.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template