10 de octubre de 2012

Un método para contener la frustración

Hoy, he tenido uno de esos días, que ya sabéis... Mejor no contároslo... Lo único que tenia ganas era de meterme en un rincón, y dejar que mis lágrimas aflorasen de rabia e impotencia... Pero he sido capaz de controlarlo gracias a un ejercicio que se utiliza mucho en las sesiones de Coaching.

Consiste en mirar el problema en tercera persona, es decir exponer la situación, los problemas y posibles soluciones, desde la perspectiva de una tercera persona. Requiere de tiempo. No mucho más que hablar con uno mismo y mejor por escrito.

Así que me senté delante de mi ordenador y me puse a describir la situación de una manera objetiva. Este fue el resultado (perdonad, el rollete):

- - - -

En el marco de una empresa se descubre una necesidad para la consecución de un contrato, que pone de manifiesto la debilidad sobre la competencia de la empresa y subsanarla podría servir para adelantarse a ella.

La empresa decide aceptar su resolución, creando un grupo de trabajo con presencia de todos los departamentos afectados.

Se encarga a un técnico especializado ser el enlace, el medio catalizador y traductor de las necesidades que implica la "necesidad", ayudando por tanto a la toma de decisiones.


Se inicia el trabajo en grupo:

PROBLEMAS:

1) Los jefes se muestran escépticos en una primera reunión.
2) Se ignora el trabajo del técnico y se delega en otros las funciones que le habían sido encomendadas, personas que aunque tienen mucha voluntad, el rebote no es especialmente de su agrado.

CÓMO SE SIENTE EL TÉCNICO ANTES LOS PROBLEMAS:

Muy frustrado, y aunque tiene un dialogo colaborador y neutro para evitar conflictos, limitándose a ser un moderador y consultor, para tratar de tirar hacia adelante con el proyecto e incentivar a aquellos colaboradores en quien se ha delegado dichas tareas.

POSIBLES SOLUCIONES PARA EL TÉCNICO:

a) Decide obviar todos los incidentes, sigue en el proyecto con ilusión y aprendiendo de la experiencia, sin esperar resultados.

b) Decide "plantarse", renuncia a la coordinación y moderación del proyecto.

c) Decide montar un pollo, con animo de desahogarse y aceptando las posteriores consecuencias positivas o negativas.

d) Decide dejarse llevar por la corriente y esperar ver que ocurre.

- - - -

Evidentemente, según fue pasando el tiempo de escritura, me fui relajando, y al final ver varias soluciones al problema, hizo que viera con claridad que  es lo que quería hacer.

Os dejo a vosotros el pensar por que opte...

Solo deciros que "No le deis más vueltas todo es producto de vuestra imaginación".

Saludetes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template