22 de octubre de 2012

La magia de ese lugar














En medio de este inmenso y salvaje verdor, es difícil darse cuenta de que el otoño quiere entrar.

Es la magia de éste lugar, donde la vegetación crece de forma descontrolada, en medio de luces y sombras. Una magia que te embarga, que te envuelve.













Unas consiguen este maravilloso color y las otras dan los toques cobrizos, que a su encuentro se convierten en pequeños tesoros.

Esta búsqueda del equilibrio entre la luz y la sombra transforma en maravillosos, los largos paseos por ella.


Grandes prados con mantos del Alba, restos del rocío en la hierbabuena y eucaliptos que cubren el horizonte.

Te quedas inmóvil. Cierras los ojos y, percibes una maravillosa y amplia gama de olores que te hacen sentir.


Hueles intensamente la hierba buena, el eucalipto y la tierra mojada.

Éstos olores se introducen por los poros de tu piel y se adentran en el silencio para contarte.


Te susurran las luces y las sombras.
Te susurra la tierra.
Te susurra la naturaleza.
Te susurran de tal forma que regalan una sensación, que obliga a tu cuerpo a retomar el movimiento, para sentirse parte de ellos.


Sigues avanzando.

Entre las luces y las sombras, porque hay más, las hay por todas partes.

Entre los olores y los sonidos.

Entre los colores, de la estación que aprieta para entrar y la que empuja para no irse.













Pierdes el sentido, no sabes muy bien si avanzas hacia ellos o ellos hacia ti.

Crees dejarlos atrás, pero sabes que no es así, que te están observando, que  se están acercando a tu ser para no salir jamás de él.













Acercándose para hacer que te lleves a tu marcha, todo lo vivido... que hará que vuelvas.

Porque una vez han entrado en todos tus sentidos,  se convertirán en parte de ti.

Y volverás, lo sabes bien, volverás para volver a unirte a ese lugar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template