4 de junio de 2012

Tai Chi

Siempre me ha encantado detenerme en los parques y observar a esas personas en movimiento lento, suave y delicado, como un video a cámara lenta.

Este domingo he tenido la suerte de probar el Taichí. Con una esplendidas vistas al Templo de Debod y a la ciudad, me ha parecido un método fantástico para centrarse, adquirir paz, sabiduría, salud y bienestar en medio de este frenetismo en el que vivimos.



Aprendiendo como una niña sin prejuicios, imitando, abierta y con mucha curiosidad, los movimientos relajados y armoniosos de este arte marcial, de difícil comprensión al principio, me ha parecido una maravilla.



Combinando meditación y respiración con movimiento, equilibrio y armonía entre el yin y el yang, un estado relajado pero no flojo, alerta pero no tenso, para volvernos más atentos, darnos manera diferente de entender la vida, más pacífica, receptiva, más conscientes, más centrados y concentrados, más escucha….


0 comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template