22 de enero de 2012

"Los sentimientos negativos son una elección".

     Hace unos días me preguntaron: ¿Qué es el odio? ¿Por qué esa persona me hace esto? Necesito entender. No sé que hacer.

    ¿Qué es el odio?
-          Es un sentimiento/afecto negativo, que desprende emociones negativas.
-          Es energía dirigida de forma caótica.
-          Es una manifestación de la inquietud interna, del malestar interno.
-          Igual que amar, es invertir energía.
-          Es Malestar
-          Es Disonancia.
-          Es Impotencia.
-          Es Amenaza.
-          Es Miedo.
-          Es Intolerancia…

     Los sentimientos brotan y necesitamos proyectar esa energía, nosotros tenemos la elección de cómo proyectarlo: de forma positiva o de forma negativa.
    Cada persona lo manifiesta de una manera distinta. Empieza entrando en la mente, en nuestro pensamiento, se convierte en palabras, en actos, y así creciendo.
    Las personas introvertidas, lo proyectan hacia sí mismos. Los extrovertidos hacia fuera.
    Cuando alguien odia, desea que todo lo malo que les sucede a ella, le suceda al que odian, alegrarse con todo lo malo que les sucede, incluso si no les sucede, provocarlo.
    Es un afecto que une a una persona con la otra, por eso puede ser, que no quiera dejar de sentirse, pues es el único nexo de unión.
    Pero nuestras emociones negativas, además de ser un sentimiento, son una elección.
    Tenemos el poder de elegir, pero en determinadas ocasiones no sabemos afrontar las situaciones que nos hacen sufrir.
    Una situación que nos hiere, se transforma en impotencia, la impotencia en rabia y la rabia en odio. Sufrimos y no sabemos cómo dejar de sufrir, porque no sabemos afrontar eso que nos hiere.
    Así que quien odia, no desea, solo actúa, hace daño, hace mal.. pero al final la persona que odia se hace daño a sí misma, al margen de lograr su objetivo o no.
    Y, ¿qué podemos hacer cuando alguien dirige su odio hacia nosotros? También tenemos el poder de elección. No podemos hacer nada con algunas cosas que nos suceden, pero sí con nuestra forma de afrontarlas.


Un pequeño relato: EL Grano de Café.


    La hija se quejaba con su padre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.
    Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Cuando el agua hirvió: en una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.
    A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó cada uno de los ingredientes colocándolos cada uno en un recipiente.



    Mirando a su hija le dijo:

    -      Querida hija, ¿qué ves?
    -      Zanahorias, huevos y café - fue su respuesta.
    La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias.
    Ella lo hizo y notó que estaban blandas.
    Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera.
    Le sacó la cáscara y observó el huevo duro.

    Luego le pidió que probara el café.
    Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.
    La hija preguntó: - ¿Qué significa esto, padre?
    El entonces le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: el agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.
    La zanahoria llegó al agua fuerte y dura, pero después de pasar por el agua hirviendo, se había vuelto débil y fácil de deshacer.
    El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.
    Los granos de café sin embargo, eran únicos; después de estar en el agua hirviendo, habían cambiado al agua.
    -      ¿Cuál eres tú? -le preguntó a su hija. Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?
    -     ¿Eres una zanahoria que parece fuerte, pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?
    -     ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable?. ¿Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero... ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido?.
    -     ¿O eres como un grano de café?
    El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor.
    Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor, tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

    -     ¿Cuál de los tres eres?
 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template